Altiplano

Otro borracho al volante: las víctimas, dos hermanos santuarianos

1/1
Otro borracho al volante: las víctimas, dos hermanos santuarianos

Un accidente de tránsito ocurrido en la noche del sábado 10 de agosto en las afueras del municipio de El Santuario, más precisamente en el sector de la Autopista Medellín-Bogotá, y en el que dos hermanos deportistas resultaron gravemente heridos, ha generado indignación entre los santuarianos.

Las víctimas responden a los nombres de Juan Pablo Giraldo Montoya, de 20 años, y Carlos Andrés Giraldo Montoya, de 13 años, quienes con motivo de su trabajo como domiciliarios de un negocio familiar de comidas rápidas, se movilizaban en una motocicleta en el momento del siniestro.

“Ellos pararon en la bomba mientras uno de ellos llevaba el domicilio. Entonces el que venía manejando, que según dicen estaba borracho, se les tiró encima”, narró Edelmira Montoya, madre de los afectados, quien manifestó que, aunque está recolectando pruebas del caso para instaurar una denuncia, ha preferido pasar tiempo con sus hijos mientras son atendidos en el Hospital San Vicente Fundación de Rionegro.

Y es que Juan Pablo Giraldo resultó con fracturas en ambos pies y tendrá que ser sometido a una cirugía en la columna; Carlos Andrés, por su parte, sufrió un fuerte impacto en la cabeza y aún no ha despertado aunque, según Edelmira, parece mostrar signos de una evolución satisfactoria en el proceso de recuperación.

“Ellos son deportistas, cuando tienen tiempo libre en las tardes o fines de semana salen a montar en bicicleta. La ilusión de Carlos era seguir adelante para ser un deportista bien bueno”, añadió la madre.

MiOriente se contactó con el mayor Pedro Andrés Isaza, comandante del Distrito N°5 de la Policía, quien confirmó la hipótesis de que el conductor que protagonizó el accidente se encontraba en estado de ebriedad.

“El señor estaba borracho. Verificando los videos de las cámaras del sector vimos que dejó el carro abandonado en un parqueadero ubicado un kilómetro más abajo; lo ubicaron en una cantina donde estaba bebiendo, pero no hubo captura porque no hubo flagrancia”, indicó Isaza.

No obstante, según el uniformado, ya hay una denuncia penal en contra del victimario, y con los videos de las cámaras de seguridad como material probatorio se dará trámite a una orden de captura.

Comentarios

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba