Altiplano

Fundación de Rionegro, un enigma resuelto

1/2
Fundación de Rionegro, un enigma resuelto

Por Carlos Andrés Zuluaga Marín  IG: @rionegro_historico

Pocas ciudades en Colombia alcanzan el acervo histórico de Rionegro. Cuando nos remontamos a sus hechos del pasado, aparece una encrucijada de eventos que llegaron a ser claves para la conformación de una idea de nación. Más allá del rumbo que durante siglos asumieron los poderes sobre el destino de nuestra patria, Rionegro y su gente, con orgullo y lealtad, fueron pioneros en la búsqueda de Libertad, Igualdad y Fraternidad, principios fundamentales ligados a la Revolución Francesa base de la emancipación imperial. Sin embargo, en esta pequeña pero grandiosa ciudad, un par de décadas atrás sus habitantes ya habían logrado ejecutar tal premisa universal.

Pero, ¿cuál es el origen de esta ciudad?, ¿quién la fundó?, ¿hubo realmente una fundación?, ¿cómo en un sitio tan remoto y apartado de las principales ciudades del Nuevo Reino de Granada, se iluminaban las mentes de tal manera?

Interrogantes como estos han acompañado la historia de Rionegro, una ciudad  con fortuna y gloria, y sin embargo con desgracia y olvido. Eso ocurre porque enfrentarse a la historia de esta legendaria ciudad es como montarse en una montaña rusa, o encaramarse en un bus escalera por las escarpadas montañas de Antioquia. Los altibajos parecen nunca desaparecer. Es eso lo que la hace especialmente singular, única en el mundo, como el árbol Licania Salicifolia Cuatrecasas (árbol raro), ubicado en Comfama, el mismo que hoy, con 500 años de vida, es fiel testigo de nuestra historia como población.

Si nos remontamos un siglo y medio atrás encontraremos que muchos rionegreros iniciaron una ardua expedición en la investigación de nuestra fundación. Tal vez los habitantes daban por perdida la respuesta, conscientes de los incendios que convirtieron en cenizas nuestros archivos en más de una ocasión. Hubo mucha confusión con los datos dada la impericia para la investigación de fuentes primarias. Por eso, voy a enumerar algunas hipótesis que rondaron con el paso de los años y que fueron sustentadas por las personas más considerables.

  1. Las primeras hipótesis le adjudicaban a Rionegro la fecha y el fundador de Arma, Miguel López Muñoz, en 1542. Esta afirmación se le atribuye al Sabio doctor Manuel Uribe Ángel y a Cayetano Buelta Lorenzana, quienes en 1853 confundieron las fundaciones de dos poblados que para ese entonces estaban divididos.
  1. Tras el descubrimiento del Río Porce por Gaspar de Rodas en 1580, éste le adjudica unas tierras en el Valle de Llanogrande a don Juan Daza Frías, quien toma posesión de los terrenos de Chachafruto y El Tablazo. Dijo que lo hizo ante testigos, ya que “todo estaba despoblado en 20 leguas a la redonda”. Lo que nunca supo el señor Daza, fue que ya existía una pequeña fundación realizada algunos años antes.
  1. Otros más atrevidos aseguraron que la fundación de Rionegro se dio en 1783, confundiendo el traslado de la Ciudad de Arma a Rionegro.

El doctor Jorge Ospina Londoño es quizá uno de los más grandes rionegreristas que han existido. Durante muchos años fue profesor y decano de Historia en la Universida de Antioquia, e hizo parte de varias Academias de Historia en el país. Manuel Ignacio García y Ernesto Tobón, los más importantes historiadores de Rionegro, pasaron sus vidas enteras investigando documentos que dieran luces sobre nuestro origen hasta en los más ocultos archivos. Es precisamente el doctor Ospina Londoño quien, luego de haber agotado todos los recursos en Colombia, viajó a España en búsqueda del documento sagrado, el cual, luego de cientos de horas de esfuerzo y dedicación, fue encontrado en un Acta de Fundación de Rionegro.

Aquí la Transcripción del Acta de la Real Cédula del Rey Carlos I, tomada del libro del Doctor Jorge Ospina Londoño:

Fundación de Rionegro by Oriente Antioqueño on Scribd