Columnistas

Ganar peso es demasiado fácil, perderlo es lo difícil

1/3
Ganar peso es demasiado fácil, perderlo es lo difícil
El número de personas que en este momento están deseando perder kilos para verse o sentirse mejor, o por razones de salud o cualquier otro motivo, es cada vez  mayor. Comer es uno de los mejores placeres de la vida pero lleva implícito el riesgo de engordar que se puede convertir en una enfermedad a futuro.

Engordar es muy fácil, es como caminar cuesta abajo sin hacer ningún tipo de esfuerzo, solamente tenemos que vivir el día a día y no sacar el tiempo que requiere un hábito saludable como el ejercicio.

Hay que entender, en primer lugar que el sobrepeso o la obesidad no la generamos de la noche a la mañana, de un día para otro o de la semana pasada a esta. Engordarnos es un proceso muy lento, que se da a una velocidad pausada de año en año. Es debido a esta lentitud que la mayoría de las personas no se dan cuenta del aumento de peso hasta que están obesos.

Un exceso de 40 kilos en una persona de 45 años se pudo haber logrado a lo largo de 10 años, lo que se traduce a 4 kilos por año. Fácilmente podemos encontrar personas que se engordan mucho más rápido.

Engordar lentamente es una realidad que la padece la mayoría de las personas

Si no ponemos atención a esta verdad y seguimos viviendo sin hacer algunos cambios en nuestros hábitos de vida, con seguridad vamos a ver hospitales más grandes y mejor dotados tratando pacientes con enfermedades que se pudieron haber prevenido. Cada vez más farmacias vendiendo medicamentos para padecimientos buscados y gente viviendo largos años con una pésima calidad de vida.

Hoy en día nos tratan con medicina casi todas las enfermedades, pero la idea es no llegar a este punto, sino prevenirlas. Si usted come, pero al mismo ritmo gasta energía haciendo ejercicio, usted no engordará porque la situación se mantiene balanceada.

Por el contrario, si usted ingiere más calorías de las que gasta, entonces le quedará un excedente calórico, que si lo realiza todos los días, será almacenado como grasa haciendo que el peso aumente lenta y progresivamente.

Comer es muy agradable. Si se come para calmar una necesidad, esto es hambre, si se come por placer, esto es gula, y lo más grave ocurre cuando se come por hábito.

Por otro lado, hacer ejercicio no es fácil, sobre todo al principio, pues el cuerpo se encuentra sin un acondicionamiento físico. Como seres humanos que somos preferimos lo fácil a lo que implique esfuerzo.

En conclusión

Solo existe una forma de engordar y solo existe una forma de perder peso.

Aplaudimos esas administraciones públicas que facilitan los escenarios y los medios para que los ciudadanos empiecen a hacer algún tipo de actividad física. Resulta positivo promover la salud y prevenir enfermedades catastróficas que están azotando a nuestros ciudadanos.

Invitamos a todos nuestros lectores del Oriente Antioqueño a empezar a adquirir estos hábitos sanos para tener una verdadera calidad de vida a futuro.

Puedes escribir tus comentarios o sugerencias al email juangonzalogomez1@gmail.com o al WhatsApp 310 409 11 59.

Ganar peso es demasiado fácil, perderlo es lo difícil

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba