Columnistas

Recuperación de vías: el reto del Oriente para mejorar su competitividad

1/2
Recuperación de vías: el reto del Oriente para mejorar su competitividad
Gustavo Andrés Marín Correa es Ingeniero Civil de la Universidad Nacional y Tecnólogo en Gestión y Formulación de proyectos con amplia experiencia en el sector público. Hijo de abejorraleños y oriundo del Oriente Antioqueño.

Cuando inicia la temporada de lluvias, la tierra genera vida, pero, paradójicamente, vuelve el eterno viacrucis para los productores del Oriente Antioqueño que se deben resignar a perder, aun teniendo una excelente producción de alimentos, pues las vías en mal estado maltratan y bajan la calidad de sus productos.

Esto produce la disminución de los precios y es precisamente ahí donde se ve afectada la competitividad de la región que depende, en gran parte, de la calidad del producto, los costos de producción y los tiempos de entrega a las compañías comercializadoras.

Teniendo en cuenta que, por ejemplo, la subregión Páramo, conformada por cuatro municipios de vocación campesina y productora, cuenta con un total de 597 kilómetros de vías terciarias y que su superficie de rodadura es de afirmado, se sabe, de entrada, que durante épocas lluviosas se deterioran notablemente, incluso quedando intransitables, dificultando que los campesinos productores generen riqueza.

Pasa lo mismo con las vías secundarias y primarias que comunican las cabeceras municipales con las capitales, que a pesar de estar pavimentadas casi en un 35% en esta subregión, no garantizan tránsito total, influyendo en la minimización de la calidad de la producción agrícola por llegar maltratada y con largas demoras.

Pensar el territorio requiere mejoramiento vial y accesibilidad total a las zonas de vocación agrícola y pecuaria, para lo que se necesita inversiones importantes que no sean desangradas por la corrupción.

Pero no es éste el tema al que me quiero referir; a lo que quiero llegar es que los programas de infraestructura vial se deben pensar de tal forma que también generen bienestar en las comunidades, La Infraestructura social, que planeada con los pobladores de nuestros municipios, trae de la mano la reducción de los índices de pobreza, mejor cobertura, calidad y acceso a los servicios públicos, oportunidades de trabajo, acceso a salud y educación y, por ende, competitividad.

Un ejemplo claro lo tenemos en la misma subregión Páramo, más precisamente en el municipio de Abejorral, donde hace una década se logró entregar a la comunidad la vía pavimentada hasta La Ceja. Sin embargo, en invierno se vuelve intransitable en los tramos no terminados, aclarando, además, que la carretera fue construida sin las especificaciones técnicas de una vía segura.

Algunos análisis técnicos discutidos por ingenieros civiles indican que esta vía de 42 kilómetros y 90 minutos de viaje, se podría convertir en un recorrido tranquilo y seguro de 35 minutos en vehículo particular si se ejecutan las obras faltantes. Se concluyó en ese análisis que se requieren algunas obras civiles para llegar a esta meta, las cuales consisten en estabilización de 5.600 m2 de taludes, 14 obras de drenaje, 7 muros de contención, un viaducto similar al de El Chagualo, pavimentar 2.900 metros, 2.780 m2 de re-parcheo y la ampliación de 3.970m lineales de vía.

Estas obras garantizarían la competitividad de la economía local, sin embargo, la gran incógnita es si los mandatarios locales están dispuestos a gestionar los recursos requeridos para este tipo de proyectos en el Oriente Antioqueño.

Comentarios

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba