Historia detrás de un nombre

Los Pantágoras lo llamaron Cocozna

1/2
Los Pantágoras lo llamaron Cocozna

Por: Juan F. Tobón Aristizábal.

El 20 de agosto de 1863 se creó por ordenanza departamental lo que hoy conocemos como municipio de Cocorná, territorio ubicado en la subregión del Oriente Antioqueño, heredado por Francisco Manzueto Giraldo y su esposa Sabina Muñoz de Bonilla. Pero esta tierra, bravía y poblada de bosques primitivos, fue habitada por tribus indígenas desde hace más de ocho mil años y fueron ellos quienes la bautizaron. ¿Sabía que lo que hoy se llama Cocorná, alguna vez fue Cocozna?

La historia detrás del nombre de este municipio tiene sus raíces en los antepasados que poblaron esta región generosa en fauna y flora. Fueron los cocoznaes quienes dieron nombre a este territorio llamándolo Cocozna, lo que en el lenguaje pantágora traduce: tierra de animales. “Así lo dijo cientos de años atrás el Fray Pedro de Aguado, quien entendía el dialecto de la tribu”, según Villabrado Luis Duque, historiador cocorneño.

Mucho tiempo después, en 1741, llegaron a Cocorná los primeros colonos provenientes de Marinilla, guiados hasta el lugar por Francisco Manzueto, dueño de las tierras. Las personas que arribaron en ese entonces, tenían para 1780, época en el que se dio la fundación de la Viceparroquia de Cocorná, una población con 17 casas, 177 habitantes y más de 60 familias compuestas también por judíos. “En ese momento de la historia empezó a erguirse el municipio” cuenta Villabrado.

De acuerdo con la historia, la fundación de Cocorná se le atribuye al padre Jorge Ramón de Posada, en compañía de las familias colonas. La transición de la palabra Cocozna a Cocorná, según Villebrado, “se dio debido a los tipismos idiomáticos y a la manera en cómo los colonos entendieron la palabra en ese entonces, pero siempre fue Cocozna”.

Así pues, lo que el padre Jorge Ramón de Posada llamó en 1780, Viceparroquia de Cocorná, fue nombrado Cocozna muchos años atrás, a manos de una de las tribus de los pantágoras, pues hasta ese territorio caminaban diferentes castas a cazar animales como la guagua, el guatín y el conejo.

Aunque muchas cosas han cambiado desde entonces, las más de 45 especies de aves y la familia del mono tití que habitan el cielo y los verdes del municipio, le recuerdan a quien lo visita que por más que pase el tiempo, Cocorná sigue siendo tierra de animales.

noticias@mioriente.com

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba