Historia detrás de un nombre

Marinilla, un nombre con devoción gallega

1/3
Marinilla, un nombre con devoción gallega

Por: Juan F. Tobón Aristizábal.

La historia detrás del nombre de “La Esparta Colombiana”, apelativo con el que también se le conoce a Marinilla, remite siempre a tres opciones antes de dar con la más acertada. En esta ocasión, y con la intención de develar la manera en cómo este municipio del Oriente Antioqueño adquiere su nombre, acudimos a Fernando Ossa Arbeláez, presidente de la Corporación Amigos del Arte e historiador aficionado del municipio, quien con sus detalles nos ayudará a comprender el porqué de este nombre.

Según él, no es cierto que “Marinilla se llama así porque la quebrada La Marinilla se crecía y quedaba como un pequeño mar”. En sus palabras, “tampoco es cierto que el nombre lo pusieron en honor a un cacique Chibcha”. Así las cosas, queda una única versión, de las tres más contadas, y es la siguiente:

En sus inicios, Marinilla fue poblada por españoles provenientes de Galicia, “y los ‘gallegos’ son muy devotos a Santa Marina, ellos le dicen ‘Marinita’. Su devoción hacia ella es profundamente arraigada a su cultura”, anota el historiador. Aquí aparece el principal hilo conductor en la búsqueda del origen del nombre del municipio.

Marinilla, un nombre con devoción gallega

En honor a Santa Marina, y a gusto de los primeros colonos, nombraron así al territorio que hoy es Marinilla. “Santa Marinita, Marinita, Marinilla, y así quedó”, manifestó Ossa. Así las cosas, pudo ser que el nombre de Marinilla, como tal, se formó a raíz de un tipismo idiomático que hizo esa transición debido a la familiaridad sonora de la palabra Marinita.

La anterior afirmación, según Fernando Ossa, toma mucha fuerza en las palabras del Padre Mantilla, un historiador franciscano, “quien hablaba de los primeros pobladores de Marinilla en su libro ‘Origen franciscano de Marinilla y su desarrollo posterior’. Allí el padre toca este tema, basado en documentos y archivos legítimos de su propiedad”, anotó el historiador.

Se estima que este territorio ya era reconocido bajo ese nombre para los años 1600, según contó Ossa, “pues Fray Miguel de Castro y Rivadeneira, oriundo de Galicia, España, y quien es el fundador de Marinilla, llegó a estas tierras hacia 1664. Para ese entonces ya habían colonos, que además eran paisanos suyos, que ya la llamaban así”.

noticias@mioriente.com

 

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba