Tendencias

Retorno a lo natural: sentimientos a través de Walden

1/2
Retorno a lo natural: sentimientos a través de Walden

Por Cristian Aristizábal, estudiante de Filosofía.

¡Acompáñame! Tengo un plan para ti. Una exposición rodeada de paisajes y reflexiones que oscilan alrededor de nuestra realidad. ¿Me preguntas para dónde vamos? Qué bien. Veo que aún el ser humano tiene la capacidad de cuestionarse. Existe un lugar fantástico, donde el tiempo se detiene y la vida se recobra. Donde el aleteo de las mariposas es tan fuerte como el golpear del agua contra las rocas. Donde la conjugación del viento y las hojas de los árboles se convierten en una orquesta maravillosa. Donde la mirada traspasa horizontes y el pensamiento engloba mucho más de lo que creemos que es real. Bienvenido a Walden. Así se conoce, por el lago…

… Estas fueron las palabras que sentí que venían de Thoreau al abrir su libro. Y estas son las que siguen navegando en mi imaginación después de haberlo leído.

Al leer un gran libro, las sensaciones que produce son infinitas. El placer nos lo otorga su contenido literario, el análisis reflexivo y la elegancia en la articulación de cada palabra. El carrusel o la montaña rusa en la que un libro logra capturar a un lector, hace que la adrenalina encapsulada por el paseo literario sean un disfrute total. En fin, pareciera que un “gran” libro siempre exigiera un sin fin de emociones. Pero, ¿reconocemos todas esas emociones?, ¿en realidad logramos vivenciarlas? o ¿muchas pasan de largo, así, como las “emociones del momento”?

En Walden, Thoreau hace un llamado a la pausa. Con su lectura hallamos una piedra a un lado del camino para sentarse y reposar. Una estación de gasolina que obliga a apagar el carro. Un puerto para que el barco deje de navegar y simplemente flote. Una escala en un viaje aéreo antes de llegar al destino. Hay un paréntesis dentro de la vida cotidiana para pensar. Pensar en lo que sentimos, en lo que experimentamos, en lo que expresamos, en lo que hacemos y en el cómo vivimos.

Su escritura despliega un panel de reflexiones filosóficas que pueden ser vistos como capítulos del libro: economía, lectura, sonidos, soledad, visitantes, entre otros, los cuales, de manera rebelde y grandiosa, logran dibujar un bosquejo de lo que somos y de lo que -haciendo caso al disfrute desde lo simple – deberíamos cambiar. Porque la ostentosidad sistemática del día a día, en su rapidez por la obtención de lo material, hace que descuidemos nuestro cultivo espiritual.

Así, sus comentarios rompen con esos estándares que articulan al ser humano dentro de un sistema que le vende y, a su vez, le exige un estilo de vida que no tiene cabida para la apreciación del instante, puesto que pareciera que todos vamos al ritmo de lo cotidiano, es decir, del afán.

Su rebeldía, a veces confundida con irreverencia, se ve respaldada no sólo en la escritura sino en su actuar, ya que sus hechos fueron los causantes del desbordamiento artístico para la creación literaria. Fue su experiencia la que logró acercar nuevamente al ser humano con la naturaleza, luego de que los ladrillos y el cemento ocultaran el verde del campo y el azul del cielo.  Por ende, vemos en Walden un planteamiento sincero, desgarrado y profundo que propone una conjugación entre el ser humano, la naturaleza y el pensamiento.

Las vivencias que Thoreau allí relata empiezan con las reflexiones que logra construir desde el bosque, en medio de la madre naturaleza, acompañado de la soledad, su mejor compañía (Thoreau, 2014). En ellas, reconcilia al ser humano con lo simple y modesto, mediante expresiones que buscan la reflexión, el pensamiento y el conocimiento por encima del actuar sin conciencia (esto, entendido como un actuar mecánico y repetitivo).

Su diálogo castiga a quien por el trabajo descuida el cultivo del alma. Ataca a quien por estar sumergido en el mundo de la moda desprecia a los grandes de corazón que visten con sencillez, porque, para él, el respeto de un hombre va más allá de su apariencia. Desprecia a quienes ingenuamente cobijan su pensamiento y tratan de fortalecerlo con las prendas que lo visten ante la sociedad, ya que para él la grandeza del ser humano posa sobre la capacidad mental y el pensamiento crítico que logre desbordarse ante los hechos que lo cohíben. Es ahí donde realmente se mide el ser humano, no en su facha. Bien se cuestiona cuando dice: “Es interesante preguntar hasta qué punto conservarían los hombres su posición si fueran despojados de sus ropas” (Thoreau, 2014, p. 54).

Puntualmente, el cultivo del conocimiento y lo que se puede hacer con él, es la huella histórica que vuelve perenne al ser humano. Pero, el proyecto para seguir dejando huella se ve estropeado si las condiciones de quien piensa no están alimentadas de lo que inspira y da regocijo.

En un mundo donde el ritmo lo determina la velocidad de un chasquido de dedos, es necesario volver a apreciar lo esencial e intentar reconocer cada emoción. Es urgente desnudarnos y vestirnos de naturaleza. Es menester buscar cobija en la sombra de los árboles, frescura en las corrientes de aire y luz en los penetrantes rayos de la radiante estrella que baila alrededor de las nubes. En este mundo, hace falta que los curiosos que miren nuestra privacidad sean el sol y la luna (Thoreau, 2014).

En fin, en Walden hay revolución por querer encontrar ese ser espiritual que tiene la serenidad y las palabras adecuadas para enfrentar la vida. Hay tenacidad al no dejar sólo en palabras lo que piensa. Pero, sobre todo, hay una invitación que textualmente nos hace Thoreau (2014): “Seamos un Colón para enteros continentes nuevos y mundos dentro de nosotros; abramos canales nuevos, no para el comercio, sino para el pensamiento” (p. 246).

También recomendamos del mismo autor: Un paseo invernal (Errata Naturae) Cartas a un buscador de sí mismo (Errata Naturae) Una vida sin principios (ediciones Godot)

______________

Puedes adquirir este libro en la Librería El Licenciado, Km 8.5 vía Rionegro-Llanogrande, Centro Comercial El Complex, local 26. Cel: 322 717 83 66. Instagram: @licenciado_libros

Bibliografía
Thoreau, H. D. (2014). Walden. Daruma

Comentarios

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba